One Comment

  1. 1

    Marta treviño

    Parece que la sanidad se ha puesto las pilas y ha decidido lanzar una campaña para los jóvenes qué es donde realmente radica el mayor del os problemas. Por mi profesión me encuentro muchas jóvenes fumadoras embarazadas que tras años de “vicio” las es imposible dejarlo, incluso esperando un bebé y sabiendo que les están perjudicando. La ley del gobierno de no permitir fumar en locales -y que fue tan criticada- es una de las mejores que ha podido sacar en los últimos años ya que se gasta más en sanidad en enfermedades derivadas del tabaco que en otras enfermedades comunes sin causa relacionada.

    Desde las instituciones no tenemos potestad para hacer nada, simplemente para informar y es cierto que a veces es mejor para el feto permitir que fumen un par de cigarros al día que el estrés que les produce el no poder fumar.

    Poco a poco se van viendo reducidos el número de fumadores en mis círculos sociales y en las pacientes que acuden a mi consulta por lo que creo que la tendencia es a la baja, aunque el número de fumadores todavía es muy alto.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2014 DIARIO ENFERMERO - Optimizado y configurado por www.ibotero.com