Sobre el autor

2 Comentarios

  1. 2

    Juan Carlos Caramés Hermo

    Hola: decisiones normativas como esta última de Castilla y León son un claro exponente de las resistencias al cambio y a la cesión de un poder omnímodo por parte de las estructuras tradicionales del colectivo médico, en lo que a materia de gestión, planificación y toma de decisiones se refiere, en una concepción anacrónica consentida desde buena parte de la administración pública con competencias sanitarias. Sin embargo, como las reglas y directrices académicas y profesionales vienen reguladas, en gran medida, desde la Unión Europea, pienso que existe un resquicio para la esperanza. Las titulaciones actuales, los grados, que ostentan distintos profesionales del ámbito sanitario, garantizan una hipotética igualdad de oportunidades a la hora de acceder a un puesto, por méritos, capacidad e idoneidad. La labor, en este campo, ha de ser tanto de concienciación social y profesional como de pugna y reivindicación legal. A cada uno lo suyo, pero las reglas han de ser equitativas, no construídas expresamente para favorecer a los mismos de siempre.

    Responder
  2. 1

    Mercedes LPM

    Actualmente no está vigente la titulación de licenciado. Por tanto el equivalente seria grado o pos-grado. Ambos requisitos los cumplen hoy en día muchos enfermeros, es decir que todos aquellos graduados o posgraduados en enfermería podrían optar a puestos de dirección según esa ley.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2014 DIARIO ENFERMERO