Sobre el autor

2 Comentarios

  1. 2

    Isidoro Jiménez Rodríguez

    NO SEAMOS INGÉNUOS: PREDICAR… NO ES DAR TRIGO.
    La brutal medicalización de nuestra atención sanitaria no parece que vaya a disminuir. Mientras algunos refuerzan su autoestima creando y fomentando las listas de espera, con tratamientos farmacológicos de dudosa validez, o solicitando costosas pruebas innecesarias…ahí vamos a seguir estando las enfermeras y enfermeros enderezando y corrigiendo errores ajenos. Luchando por el respeto de la dignidad de nuestros pacientes y por una utilización eficiente de los recursos públicos.
    Frente a esa institucionalización del empleo incorrecto de personal y medios, poco podremos hacer. No nos engañemos, a un único colectivo sanitario se le permite decidir y gestionar a su antojo, no sólo en su ámbito profesional, sino en el de las demás profesiones clínicas. Y lo que es más importante, sin que nadie le pida responsabilidades por sus contínuas ocurrencias y desatinos.
    Nuestros representantes profesionales, van a seguir siendo incapaces de defendernos frente a las continuas injerencias de otras profesiones; valgan los ejemplos de la llamada “farmacia comunitaria”, o los autodenominados “psicólogos clínicos”.
    Pero, si volvemos la vista atrás, veremos que esto no es algo nuevo. Cuando a la Enfermería se le presenta alguna actividad que puede implicar su desarrollo y su reconocimiento social, siempre llegan otros que se la arrebatan. El caso es siempre delimitar e impedir su campo de actuación, que no se reconozca lo que realmente hace en su día a día. Esto se puede ver, si observamos el campo de actuación de un practicante en la segunda mitad del siglo XIX y como se ha venido mermando hasta nuestros días.
    Me sentiría muy contento si me equivico en mis apreciaciones. Pero algo que resulta de sentido común, teniendo en cuenta su rol profesional, como es que la enfermera lidere la prevención de las enfermedades y la promoción de la salud, no tengo claro que vaya a ser así. Por el pronto los boticarios, entendidos como nadie, en rentabilizar crematísticamente la salud ciudadana, ya han puesto el ojo en ello, con el beneplácito de políticos y de médicos. No olvidemos que en España, muchos médicos son políticos. O mejor dicho, viceversa, muchos políticos, son médicos.

    Responder
  2. 1

    Lisbet Pérez

    Saludos, excelente información y más en el área Preventiva y dónde Enfermería, vendrá a fortalecer los objetivos y metas planteadas por el Estado en garantizar una salud óptima en el ámbito Biopsicosocial.
    Lcda Lisbet Pérez

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2014 DIARIO ENFERMERO