Sobre el autor

7 Comentarios

  1. 6

    Encarnacion

    Llevo 12 años en vacunas, he intentado muchas veces esa técnica pero siempre lloran y dejan el pecho y no lo vuelven a cojer.no hay tiempo para eso, y menos en estos momentos donde la enfermera de los centros de salud tienen q hacer de todo y no estar dedicada a solo a pediatri.

    Responder
  2. 5

    Iris Baztan

    En mi opinión creo que las enfermeras/os de pediatría intentamos humanizar al máximo el acto vacunal. Sin embargo, el pinchazo siempre duele y no deja de ser doloroso para él por darle simultáneamente de mamar al bebé, darle biberón, sacarosa, un juguete (algunos padres les encienden el móvil ), etc, . Le duele y el bebé reacciona siempre llorando con mayor o menor intensidad y duración del llanto.
    Yo he probado esa técnica, pero el bebé automáticamente cuando se le pincha deja de mamar y llora y ya en el segundo pinchazo aunque se deje transcurrir tiempo (3-4-5 minutos) desde el primero, el bebé ya no quiere engancharse al pecho, lo rechaza.
    Últimamente, he probado con una variante de esta técnica que me funciona mejor que consiste en : poner al bebé en posición de mamar sin dejar que se enganche al pecho, contando con la ayuda de la madre para inmovilizar adecuadamente la extremidad (en mi opinión, que no mueva la pierna, es lo más importante para que le duela menos ), administrar la vacuna y seguidamente dejar que llore y se enganche cuando lo desee y esto sí parece que les alivia el mal rato tras el dolor del pinchazo. Pero a veces, el abrazo de la madre o mecer al bebé y distraerlo es suficiente para que se calme.
    Por tanto, opino que el trabajo es interesante como propuesta para calmar en menos tiempo al lactante, pero que que no sirve de nada amamantar al bebé en el momento puntual de la punción y el amamantamiento sirve para aliviarle el dolor o la ansiedad tras el pinchazo , al igual que puede servir, el abrazo de la mamá o cantarle o distraerle, pero siempre tras el pinchazo.

    Un saludo a todos

    Responder
  3. 4

    Maribel Fernández Ferrero

    Hola compañeras.
    En mis años de experiencia personal, me he demostrado que la SEGURIDAD en la administración de la vacuna es mayor colocando al bebé en decúbito, por supuesto con la cercanía de la madre y en un acto rápido, con aguja adecuada y evitando la aspiración.
    Este método me asegura mayor fijación y delimitación de la zona a inyectar.
    Y en los niños que no estén con LM?.
    De cualquier forma, enhorabuena por vuestro trabajo.
    Ánimo y que siga habiendo enfermeras cómo vosotras
    Un saludo

    Responder
  4. 3

    cristina

    Podrían haber puesto al asunto un nombre un poco más científico… lactoanalgesia por ejemplo

    Responder
  5. 2

    Carmen

    Tetanalgesia ?
    Si se le diera un juguete, no haría el mismo efecto?

    Responder
    1. 2.1

      Perla

      Resulta muy incómodo administrar vacunas así, ya que no puedes realizar correctamente la técnica.
      No se dispone de tiempo suficiente en las consultas, tardas mucho más y el bebé llora igual al pincharlo…

      Responder
  6. 1

    NACHO

    En mi centro de salud, se comento la idea, intentamos ponerla en practica, y a mi personalmente, no le veo ninguna ventaja, solo inconvenientes de seguridad. Los niños lloran igual y no lo sujetan bien.
    Yo se la pongo en la camilla, sujetando la mama la pierna, y cuando termino, le digo que le de un abrazo. y los bebes se callan de seguida.
    Avancemos, pero no le compliquemos la vida a la gente.
    Saludos.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2014 DIARIO ENFERMERO - Optimizado y configurado por www.ibotero.com