Sobre el autor

5 Comentarios

  1. 5

    Elisa Lamelas

    Felicitar a las compañeras por sus premios y sus inquietudes.
    Coincido con un comentario anterior referente a que sean de usar y tirar, no me gusta estar desechando, ojala pudieran reutilizarse.
    Respecto a los actuales, en nuestro servicio no los atamos porque los nudos son molestos para la mujer y terminan deteriorándose, usamos una especie de botón o chincheta que los mantiene bien sujetos, si que es cierto que, a veces, se pierden…
    Después de cada mujer se lavan y si es necesario en algunos casos se desechan pero eso es poco frecuente.
    Para su uso en bañera pueden ser muy buena solución.
    Mucha suerte con el patrocinio

    Responder
  2. 4

    Lourdes

    Grandes professionales i grandes personas y la idea genial!!! Lo primero que me pregunte en mi primera sesión de monitores era como podian ponerme aquellas vendas “sucias” que pasavan por las barrigas de mas embarazadas…
    Gran idea la de estas matronas esperamos que alguna empresa lo comercialize

    Responder
  3. 3

    Teresa Manzanares

    La verdad es que yo me pregunto si de verdad es necesario hacerlos desechables, en plena realidad de cambio climático y sabiendo que el modelo de usar y tirar genera una basura que no podemos gestionar, si es muy lógico hacerlos de usar y tirar… Pienso que si de verdad queremos hablar de evolución, deberíamos tener muy en cuenta que tenemos que cambiar nuestra mentalidad.

    Responder
  4. 2

    Cristina Ruiz

    Yo he participado en el testeo y las gestantes les gusta mucho son muy suaves y no hay perdidas fetales cuando la mujer esta en movimiento con la pelota, o en el agua. Las felicito de antemano, y que encuentren un buen patrocinador.

    Responder
  5. 1

    maria teresa

    Genial, hacia falta que alguien lo puso era en el mercado . La idea ya era comun de much@s profesionales

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2019 Todos los derechos reservados. DIARIO ENFERMERO